Yeguas de Diomedes

Para comenzar, según la mitología griega Hércules o Heracles (héroe griego) tuvo que realizar doce trabajos para reponer el haberle quitado la vida a su esposa e hijos en un ataque de furia que había sido inducido por los dioses, el octavo de sus trabajos era enfrentarse a las Yeguas de Diomedes, que no eran más, que yeguas devoradoras de hombres, es por esta razón que su dueño las tenía atadas con cadenas y las alimentaba con carne de inocentes huéspedes.

Yeguas de Diomedes

Yeguas de Diomedes

Pseudo-Apolodoro da testimonio en su biblioteca de que las yeguas pertenecían al rey Diomedes, quién era hijo del dios de la guerra Ares y de Cirene, aunque era conocido mayormente por las yeguas que poseía.

A fin de capturar a las Yeguas de Diomedes, Hércules y algunos de sus amigos deciden navegar rumbo a Tracia.

Relata Estrabón que cuando el héroe llega a Tracia no disponía de suficientes caballos para atravesar una llanura que había debajo del nivel del mar, sin embargo, excavó un canal para inundar así la llanura y derrotar a sus enemigos.

Era muy astuto y por eso para quedarse solo con las Yeguas de Diomedes arrojó entonces a los mozos encargadas de cuidarlas al mar.

Diomedes, fue con su ejército a atacar a Hércules, pero este lo venció y arrojo el cuerpo a las yeguas mientras que el ejército que lo acompañaba huyo.

Tras devorar el cuerpo, las Yeguas de Diomedes se volvieron tan mansas que Heracles las pudo atar al carro de Diomedes, pudiendo llevárselas así a Micenas, donde fueron regaladas a Hera.

Durante el desarrollo de la batalla, las yeguas devoraron a Abdero, amigo de Heracles que había quedado encargado de custodiarlas, es por esta razón que Hércules decide fundar en su honor la ciudad de Abdera.

Se dice que las Yeguas de Diomedes murieron en el monte Olimpo devoradas por fieras y alimañas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…