Basilisco

Para comenzar, el Basilisco era un ser mitológico creado por la mitología Griega, este es una especie de serpiente que según Plinio y otros autores, se creía en los desiertos de África. Se consideraba como el rey de las serpientes que mata con una sola mirada.

Según Plinio por su historia natural, era una serpiente de menos de doce dedos de largo y muy venenosa, tanto así que deja rastro de veneno por donde pasa.

Basilisco

Basilisco

Es importante conocer que su debilidad es el olor a comadreja que la espantaba directo a su guarida, posiblemente, las leyendas del Basilisco en Europa provengan de ciertas especies asiáticas de serpiente, como la cobra real, y su depredador natural, la mangosta.

Apariencia

El Basilisco posee una cabeza muy aguda y sobre ella tiene una mancha blanca a modo de corona de tres puntas, los ojos como llamas, es decir, muy encendidos y rojos.

Su cuerpo es pequeño y su color se dirige hacia el negro, salpicado con manchas blancas, posee una cola larga, delgada y siempre la trae enroscada.

Además como rey de las serpientes espanta al resto siempre, por lo que se le conoce también como Régulo, es una fama vulgar de que con la vista y resuello mata por la eficacia de su veneno.

Mala fortuna

Encontrar un Basilisco era un símbolo de mala fortuna ya que esta traía consigo la muerte de familias enteras, el dolor era insoportable y estaba acompañado de tos seca que poco a poco hacia adelgazar tanto que poco a poco quedaban en los huesos y cabe mencionar que el resto de los habitantes en la casa también se enfermaban hasta morir.

Era tanto así, que los brujos y sacerdotes pronunciaban conjuros mientras que a su vez quemaban las casas donde se producía el mal del Basilisco.

Tipos

La presencia de estos pobladores para nada deseados han dado lugar a cientos de historias e incluso se han datado cuatro tipos de basiliscos.

1. El Basilisco común: El descrito anteriormente, ese que toda la población temía.

2. Basilisco Sauro: Medía alrededor de 2 metros, poseían poca inteligencia y se desplazaban lentamente a pesar de tener ocho patas y petrificaban con la mirada.

3. Basilisco Sauro Mayor: de mayor tamaño e inteligencia que el anterior y según leyendas eran los defensores de tesoros, su aliento era su mejor arma ya que era capaz de destruir a sus atacantes.

4. El Pirolisco: Fue una variedad del Basilisco común, pero con mayor fiereza, inmune a conjuros y al fuego, su aliento podía quemar a cualquier persona a distancia y temían al fénix.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,75 de 5)
Cargando…