El mito de Medusa

Como parte de la mitología griega, Medusa que en griego antiguo significa guardiana o protectora, era un monstruo ctónico femenino, con la capacidad de convertir en piedra a aquellos que se atreviesen a mirarla fijamente a los ojos.

Medusa fue decapitada por Perseo, quien posteriormente utilizó su cabeza como un arma, hasta que la entregó a la diosa Atenea para que la pusiese como un elemento más en su escudo, la égida.

El mito de Medusa

Entre las particularidades de Medusa, se destaca que desde la antigüedad clásica, la imagen en la que se representa su cabeza es todo un clásico, además de la puede encontrar en el artilugio con el que se aleja el mal que ha sido denominado como Gorgoneion.

Medusa en la mitología clásica

Eran tres las hermanas gorgonas, Esteno, Euríale y Medusa, quienes eran hijas de Forcis y Ceto o en ocasiones de Tifón y Equidna, sin importar cuál caso fuese, eran monstruos ctónicos provenientes del mundo arcaico.

Es importante anotar que pese a que muy buena parte de los pintores de vasijas y pesa desde relieves griegos en la antigüedad imaginaron a Medusa y por ende a sus hermanas, como seres nacidos con una cierta forma monstruosa, durante el siglo V se comenzó a modificar el modo en el que se le imaginaba como un ser hermoso pero en simultáneo terrorífico.

En casi todas las versiones de la historia de Medusa se resalta que estaba embarazada de Poseidón en el momento en el que fue decapitada al estar durmiendo a manos de Perseo. Por supuesto para lograrlo él se acercó a ella sin mirarla en ningún momento a los ojos, mientras que Atenea se encargaba de ayer su mano para que pudiese cortar su cabeza. Tiempo después las hermanas de Medusa lo buscaron para cobrar venganza, pero Perseo consiguió hacerse invisible por medio del casco de Hades.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (21 votos, promedio: 3,76 de 5)
Cargando…