Hehet

La mitología egipcia ha sufrido diversas modificaciones con el pasar del tiempo, dando lugar a un gran número de dioses egipcios que en su mayoría están representados por un cuerpo humano y cabeza de otros animales, siendo éste el caso de Hehet, la diosa primordial del espacio infinito, la cual posee forma de mujer con cabeza de serpiente.

Hehet, Diosa del espacio infinito

Hehet

Dentro de la Cosmogonía Hermópolis nace la Obdoada, la cuál se compone por cuatro parejas paritarias:

  • Nun y Naunét, dioses de las aguas primordiales.
  • Heh y Hehet, dioses del espacio infinito.
  • Nedu y Nenet, dioses del mundo oculto.
  • Kaku y Keket, dioses de la oscuridad.

Heh y su esposa Hehet, eran la segunda de las primeras cuatro parejas, representando el espacio infinito.

Está importante diosa era conocida con diferentes nombres entre ellos; Hehet, Heket, Hegit, Heget, Heqat, Heqet o Heqit.

Considerada como un ser importante en el proceso de la vida, era reconocida  como la diosa benéfica, ya que estaba encargada de ayudar en los nacimientos.

Se dice que todas las mañanas asistía al nacimiento del Sol, por lo cual era considerada como diosa de las mujeres embarazadas, desde el proceso de la fecundación hasta el nacimiento, Hehet era la responsable de velar por la vida y el bienestar de la criatura.

Poco a poco se convirtió en el símbolo de la fertilidad, reconocida por sus creyentes como “la que hace respirar” y  “la comadrona”.

Razón por la cuál todas las mujeres que se encontraban en está etapa de la vida, buscaban la dirección, guía y ayuda de esta diosa, riendo culto y adoración, para que el proceso del nacimiento se pudiera generar sin inconvenientes.

La diosa del espacio infinito era representada como una mujer con cabeza de serpiente, siendo la cuarta en ser venerada después de Nun, Nunét y Heh.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…