Amón Ra

Amón Ra, es una divinidad que forma parte de la cultura tebana, que llegó a tener un destacado crecimiento, sobre todo cuando la ciudad de Tebas, capital del imperio egipcio, se convirtió en uno de los lugares más importantes del territorio al expulsar a los Hicsos, llegando así a construir la dinastía más sólida de la antigüedad, además representa el vínculo que existe entre Amón y Ra, miembros claves de la cultura egipcia.

Amón Ra

En un principio fue considerado como el dios del viento hasta el momento de vincularse con Ra, amo del sol, convirtiéndose entonces en Amón Ra, la máxima deidad de la mitología egipcia.

Características de Amón Ra

Conocido también como el “dios oculto”, atributo que lo define por su capacidad de estar en todos lados, sin que pueda verse, pero si sentirse, además es capaz de atender bondadosamente las necesidades de su pueblo, hechas a través de súplicas y ofrendas.

Personifica a un hombre con una corona grande entre las cuales hay un par de ramas ligeramente separadas, que es sinónimo de conciencia y sabiduría, cada una de sus ramas posee siete hojas, estas representan cada uno de los niveles de la conciencia, desde el momento que encarna por primera vez en un cuerpo humano hasta que alcanzar el mayor grado de iluminación, para liberarse así de las limitaciones materiales.

Otra curiosa característica de esta deidad es que aparecía con la cabeza de un hombre común y en otras con la cabeza de un animal, pero que en cualquiera de las dos versiones de Amón Ra se encuentra su corona de plumas.

En cuanto a sus manos, solía empuñar dos objetos muy distintivos de la cultura egipcia, el famoso “Cetro de Uas”, que simboliza el poderío o dominio de una deidad sobre la creación.

Además, también llevaba consigo la renombrada cruz egipcia, conocida también como la llave de la vida, uno de los símbolos más importantes de los dioses egipcios.

Amado por los faraones

Cuando la ciudad de Tebas se convirtió en el centro del imperio egipcio, Amón Ra paso a ser el mayor centro de atención y devoción de los faraones, sobre todo por su omnipresencia, que es la capacidad de estar en todos lados, atributo que hacía que los faraones, rindieran culto y trajera sus mejores ofrendas a este y de esa manera él cumpliría todo sus deseos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…