Nihonshoki

El Nihonshoki o Nihon Shoki (日本書紀) cuya traducción literal significa “Crónicas de Japón”, es el segundo libro más importante y es considerado como primer libro de historia oficial del Japón. Aunque en este se encuentren relatos con claras exageración en cuanto a las virtudes y defectos de los emperadores, algunas fuentes consideran que el resto del contenido es totalmente verídico.

El Nihonshiki y el Kojiki, dos caras de una misma moneda

mitología japonesa

A diferencia del Kojiki, el Nihonshoki fue escrito en chino clásico lo que enmarca la divergencia con la que ambos textos fueron desarrollados. Por una parte el Kojiki pretende preservar la tradición indígena japonesa, con lo que mantiene la naturaleza oral y mítica de la tradición misma e incluyendo la antigua escritura fonética con los ideogramas más modernos.

Por otro lado, el Nihonshoki muestra una tendencia hacia el clásico estilo cronológico chino pero sin llegar a parecer controlado completamente por su influencia, de este modo, se incluyó dentro de su contenido hechos pertenecientes a la mitología japonesala “era de los kamis”, con lo que figura como si de un modelo independiente se tratase.

Contenido del Nihonshoki

De la misma forma en la que la hace el Kojiki, el Nihonshoki narra la historia del Japón desde su creación por parte de los dioses, hasta la genealogía imperial hasta el gobernante número 41, el emperador Jitō.

La creación de este documento histórico fue un proyecto del emperador Ritsuryo cuya función consistía en documentar de manera oficial la historia del país y su producción tomó alrededor de 39 años. Este libro consiste en una recopilación cronológica de los hechos ocurridos en el archipiélago nipón y consta de una colección completa conformada por un total de treinta libros.

Nihonshoki

Los primeros dos libros de la colección se desarrolla la historia de la “era de los kamis” en donde se relatan tanto los mitos de la creación, mitos sobre el origen de los dioses y otros mitos relacionados a la historia de los hombres.

A partir del tercer libro y gracias a las bases mitológicas antes establecidas se pretende justificar el linaje divino de los emperadores y el por qué ellos estaban destinados a ser gobernantes. a partir de allí, y por los siguientes veintiocho libros, se lleva registro de todo relacionado directamente a los gobernantes.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…