Li T’eih-kuai

Li Tieguai o Li T’eih-kuai (romanizado del chino cantones) es uno de los dioses Chinos conocidos como «los ocho inmortales» y es identificado por ser el más anciano de todos. Al igual que el resto de los ocho inmortales, Li T’eih-kuai accedió a la vida eterna gracias a la practica del taoísmo.

Las leyendas cuentan que Li fue estudiante del maestro Laozi, quien fuera el creador del taoísmo y que por consiguiente, sometió a su alumno Li a varios desafíos mientras este se encontraba recluido en una cueva meditando. Li T’eih-kuai como muestra de devoción religiosa renunció a todas sus bienes materiales y dedicó más de la mitad de su vida a la auto-disciplina de su cuerpo y espíritu.

Li T’eih-kuai

Representación de Li T’eih-kuai

Se le representa como un anciano cojo de mal aspecto físico, con la cara sucia, la barba desaliñada y el cabello sucio recogido con una banda dorada que representa su inmortalidad. Lleva consigo una muleta de hierro que le sirve de soporte y una calabaza ambos entregados por su maestro Laozi.

Generalmente es considerado como un dios irascible y malhumorado pero en realidad es benévolo con los enfermos, llevándoles sanación a sus enfermedades a través de su calabaza la cual se cree que contiene un elixir mágico capaz de curar todas las enfermedades

Li T’eih-kuai dios chino

Relación con la humanidad

Se sabe que Li T’eih-kuai está fuertemente relacionado a la medicina gracias a los poderes de su calabaza. También se conoce que su muleta es uno de los símbolos que aún se utilizan en la actualidad y generalmente se encuentra en las boticas más tradicionales de la medicina china.

Su figura representativa de mendigo suele asociarse a la lucha de los derechos de los pobres y sus necesidades, así como para dar lecciones a sujetos altivos que señalan y menosprecian a los menos afortunados. La popularidad de Li T’eih-kuai se basó en su actitud de ser parte de los oprimidos aún siendo más poderoso que aquellos que se consideraban los más fuertes.


¡Comparte! Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp