Sileno, el dios del vino

De acuerdo a mitología griega, Sileno es el dios del vino y la embriaguez, según la mitología de dioses griegos, se considera hijo de Hermes al igual que todos los sátiros, sin embargo existen otras creencias donde se hace mención que es hijo de Pan con una ninfa o con Gea, se caracteriza por su amor por el alcohol y al mismo tiempo tener poderes para ver el pasado y el futuro, aunque no era amante de tales habilidades, solo lo hacía mientras estaba ebrio o era obligado por otros.

El origen de los Silenos

Sileno era realmente un hipotanes, quiere decir, mitad humano mitad caballo,

Tuvo muchos hijos con diversas ninfas, tres de ellos son Marón, Leneo y Astreo, llamados los Silenos.

Según algunas versiones estos habrían sido lo pares de todos los sátiros, siendo Sileno el abuelo de todos los Sátiros.

Se dice también que Sileno fue el padre de:

  • Melias de folo, uno de los centauros.
  • Dolion, que vivía en Ascania.

Iconografía y Representación

Este Dios figuraba como una criatura corpulenta con una nariz pequeña y ancha, se catalogaba como un viejo de cuerpo rechoncho, suele representarse con cola y orejas de caballo, montando un burro o sobre los hombros de un grupo de sátiros como si lo ayudasen en una de sus frecuentes borracheras.

A pesar del amor que tiene por la bebida se considera un ser de gran sabiduría.

El interés del rey Midas sobre Sileno

Se conoció que el rey Midas estaba ansioso por tener las habilidades de sileno de la adivinación, logro capturarlo mientras estaba borracho, sus sirvientes lo llevaron al palacio de Midas donde este lo recibe de forma calurosa, sin embargo las profecías de Sileno eran casi siempre pesimistas, compartiendo la filosofía que para el hombre es mejor estar muerto que vivo, luego de esto regresa con Dionisio quien fuese su hijo putativo durante su infancia.

Dionisio agradecido le concede al rey Midas un deseo, el mismo pidió convertir en oro todo lo que tocase.

Sileno y los cíclopes

Sileno en defensa de Dionisio persigue a unos piratas por el mar, una tormenta lo desvía hacia una isla donde habitaba polifémo, uno de los cíclopes, allí lo apresaron convirtiéndolo en un sirviente hasta que llego Odiseo y logra cegar a polifémo, aprovechando esta oportunidad para escapar.

Esta historia puede verse representada en la versión teatral de la Odisea de Homero.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…