Némesis, la diosa de la justicia retribuida

Hija de los dioses primordiales hermanos Nix y Érebo, Némesis es la diosa de la venganza, la solidaridad y el equilibrio. Era quien impartía castigo a los desobedientes. Castigaba especialmente a los niños que ofendían a sus padres o que eran desobedientes. Era la diosa que vengaba los amores traicionados ya que era ella quien recibía los juramentos de amor.

También era la responsable de castigar la falta de moderación, parte fundamental del equilibrio. Castigaba en especial el exceso de orgullo, soberbia e incluso felicidad. Era quién castigaba el desafío a los dioses.

Némesis y sus castigos más famosos a los mortales

En la antigua Grecia se consideraba como la diosa que medía la dicha de los mortales. Némesis ocasionaba grandes desastres y problemas a quienes la diosa Tique bendecía en demasía. O a aquellos que eran cegados por la soberbia. Existen 2 historias que muestran el castigo de alterar el equilibrio del mundo.

Castigo a la buena fortuna de Creso

Quien fuese rey de Lidia, Creso conquistó todas las ciudades de Grecia a las que enfrentó. Este siendo un hombre correcto y de tradiciones, continuó dando ofrendas a todos los templos de las ciudades conquistadas. Esto alegró a todos los dioses lo cual trajo gran fortuna a todo el país. Sin embargo, al mirar toda su dicha, Némesis intervino. Esta envió a al rey en una empresa contra Ciro, rey de Persia, quien lo derrotó, conquistando el imperio que Creso había construido llevándolo a la ruina.

Castigo a la soberbia de los Persas en Atenas

Cuando el ejercito Persa derrotó al Ateniense a las afueras de la ciudad de Atenas, tan grande fue su confianza que no conquistaron la ciudad ese mismo día. En su lugar, decidieron colocar una estatua de Némesis como señal de victoria y burla a los Atenienses. Esto sólo los inspiró a buscar venganza, logrando obtener poco después en la ciudad de Maratón una contundente victoria.

Familia e hijos

Se sabe que Némesis fue acosada por Zeus hasta el punto de seguirla a todos lados. Intentando escapar, esta cambió de formas miles de veces. Un día, Zeus dio con ella quien estaba convertida en una Oca. Convirtiendose en un cisne, Zeus la violó y esta puso 2 huevos de los cuales nacieron sus hijos. Del primero, los Dioscuros (Cástor y Pólux), y del segundo, Helena y Clitemnestra.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…