Beowulf

En la mitología celta, Beowulf fue un héroe nórdico y rey Gauta, del cual se escribió un poema cuyo origen es del pueblo antiguos de la raza inglesa, por parte de un autor anónimo y en el cual se narra la participación del héroe en batalla bajo el servicio del rey Hrothgar de Selenia (Dinamarca).

Los acontecimientos narrados en el texto datan aproximadamente el siglo V aunque muchos investigadores afirman que la historia es mucho más antigua, ya que tradicionalmente estos relatos épicos fueron transmitidos como relatos de generación en generación, antes de ser plasmados en un texto.

Historia de Beowulf

cabeza de grendel

En tierras Danesas yacía un Juton llamado Grendel que mantuvo aterrorizado todo el reino Heorot, durante doce largos años, en los cuales el monstruo se comía a todos aquellos que estuvieran presentes en el gran salón del reino, el cual frecuentaba debido al ruido y algarabía que allí se formaba.

Llegada al reino de Heorot

beowulf contra grendel

Cansado de los ataques del gigante, el rey Hrothgar manda a llamar a Beowulf y este acude inmediatamente en defensa del reino, del cual esperaba una gran recompensa por parte de su rey. Un día Grendel hace presencia en el gran salón, donde ataca y mata a uno de los hombres de Beowulf.

Lleno de ira el héroe se lanza frente al gigante en un combate mano a mano, del cual sale victorioso arrancándole un brazo, el gigante moribundo abandona el salón y vuele a la guarida de su madre, en la cual muere al poco tiempo, causando la ira de la bruja.

Más tarde la madre de Grendel enardecida por la muerte de su hijo decide atacar el castillo de Hrothgar, matando a uno de sus guardias, lo que hace que Beowulf vaya tras ella en su búsqueda hasta su guarida subacuática, ya allí el héroe se sumerge en las profundas aguas y mata a la bruja trayendo consigo la cabeza del cadáver de Grendel que permanecía aún en el suelo.

Ascensión al reino de Gauta

beowulf mata al dragon

Luego de estos acontecimientos, Beowulf se convierte en el rey de los Gautas, gobierna el reino en paz y armonía por cincuenta años, hasta la llegada de un dragón (cuyo tesoro fue saqueado por un ladrón), el cual comenzó a devastar todo a su paso.

Al ver ya cerca su muerte, el ahora anciano Beowulf se lanza nuevamente al combate, con ayuda de su fiel guerrero Wiglaf logra matar al dragón, pero no sin antes haber sido herido de muerte. Según cuenta la leyenda, su cuerpo fue quemado en una pira junto al gran tesoro del dragón y puesto en una colina con vista al mar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…