Epona la Diosa Celta

El culto a la Diosa Celta Epona puede explicarse gracias a que a esta deidad se le asigna inicialmente el rol de proteger a los jinetes y caballos, además de esto se le relaciona con el don de la fertilidad, se le llama también diosa de la tierra y dispone de una gran habilidad para la sanación de quienes acuden a ella en busca de ayuda.

Es así como la mitología celta nos presenta a Epona o Hipona una diosa bastante popular cuya representación física en algunas ocasiones corresponde a una mujer sentada en el lomo de un caballo y en otras equivale a una espectacular y hermosa ninfa acuática. En cuanto a sus atributos se distinguen una pátera, es decir un cuenco para sacrificios, cestas de frutas o una cornucopia.

Epona, diosa celta de los caballos

Contrario a lo que ocurre con otras diosas celtas, el origen de Epona no resulta del todo claro, sin embargo una historia asegura que sus padres eran un hombre común que se distinguía por odiar a las mujeres y una yegua con rasgos divinos quien fue la encargada de asignar el nombre a su hija.

Puesto que el pueblo celta estableció una relación demasiado estrecha con el caballo gracias a que en parte este animal facilitó bastante su expansión, esta divinidad goza de especial cariño y despierta la necesidad de variados ritos y sacrificios en su honor.

La mística de Epona

De acuerdo a la ley de correspondencias de los dioses celtas el día sábado es el mejor momento para solicitar la intervención de Epona en situaciones que van desde limpiar el entorno de energías negativas hasta proteger los nuevos cultivos al igual que a los marineros, mineros y peregrinos. Algunos señalas que también actúa como guía para las almas y que tiene manifestaciones negativas al suministrar justicia infernal.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…