Tonacacihuatl

Tonacacihuatl es la deidad femenina que junto a Tonacatecuhtli, son considerados los dioses aztecas de la creación natural, sus nombres se traducen como nuestro sustento, a estos se les atribuye la creación de la civilización azteca.

Tonacacihuatl, el sustento

Tonacacihuatl

Al ser la diosa creación, Tonacacihuatl era encargada de la copulación, concepción, nacimiento y parto, por ello en la mitología azteca se le conoce como la vieja madre. A Tonacacihuatl se le atribuía el poder de la fertilidad, por lo tanto, las habitantes de la región azteca se dirigían a esta con la finalidad de que les apoyara al momento de la concepción.

Se dice que Tonacacihuatl también era conocida bajo el nombre de Xochiquetzal, traducido como flor hermosa, según la mitología azteca Tonacacihuatl era una de las deidades más preciosas y amorosas.

Descendencia

Descendencia de Tonacacihuatl

Tonacacihuatl habitaba junto a su esposo Tonacatecuhtli en el cielo más alto, tuvieron 4 hijos, los cuales fueron:

  • Tezcatlipoca rojo, podía saber los pensamientos de los demás.
  • Conocido también como Camaxtli; Tezcatlipoca negro, llamado así porque nació en medio de todos los seres y cosas.
  • Quetzalcoalt, quién era conocido como una de las mejores deidades de esta mitología, debido a la relación cercana que mantenía con el pueblo azteca.
  • El hijo menor fue llamado Señor del Hueso, aunque también se le conoce como La Culebra con dos Cabezas, a este los habitantes aztecas le denominaron Huitzilopochtli.

El legado para la cultura azteca

Legado azteca

La descendencia de Tonacacihuatl y Tonacatecuhtli enseñó a los humanos a trabajar siempre, el hombre labraría la tierra y la mujer hilaría o tejería, dando origen así al inicio de los tiempo y la vida en el mundo.

Las creencias y conocimientos que poseían los habitantes de la antigua región azteca influyeron en una gran cantidad de aspectos, referentes a la cultura de la civilización mesoamericana, entre estos se encuentran las esculturas, monumentos, tradiciones, bailes, gastronomía e identidad,

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…